martes, 23 de julio de 2013

Mis pensamientos... Una continua lucha

Las voces internas logran callarse
y dejan de molestarme,
pienso que todo ya mejoró, 
que fue una pesadilla que ya terminó.

Vuelvo a creer en mí misma, 
vuelvo a tener sueños y
esperanzas pero de nada sirve.
Todo comienza de nuevo... 

Me vuelven a ignorar,
se vuelven a burlar y yo
sigo poniéndome mal porque
sé que lo que dicen es verdad.

Nunca fui igual, no soy normal
eso ya lo sé, no hace falta recordar.
Mi mente me dejó de engañar
y al hacerlo me dejó sin paz... 

lunes, 22 de julio de 2013

No tengo la solución

No puedo verte a la cara
sin agachar la mirada,
más que nadie sabés 
cómo me trataba.

Aunque pasen los años,
no puedo olvidarlo
ni superarlo. Este recuerdo
esta latente en mi mente.

Que lo hicieras conmigo,
jamás me molestó;
pero que lo hicieras con él,
me mató y me destrozó.

Nadie tiene la respuesta
que pueda salvarme,
y es que estoy perdida,
en un laberinto de dudas...


lunes, 15 de julio de 2013

Voces dentro de mí



Voces dentro de mí, se rivalizan para ser escuchadas, hacen que entre en desesperación al no saber a cual escuchar, la auténtica voz positiva y la dañina voz negativa discuten en mi mente, siempre escuché a la primera pero me di cuenta que vivía engañada ya que lo que me decía era mentira pero desde que empecé a escuchar a la segunda mi vida cambió, estoy más sola de lo normal y ya no veo la luz al final del túnel, ya no tengo esperanzas ni confío. Sé que es una cruel realidad ya que si la otra es mentira ésta debe ser la verdadera, a la cual debo escuchar.

Una de ellas me dice "Vive, la vida es hermosa... Tenes que ser más agradecida con la vida, muchos quisieran vivir y no pueden" y la otra "¡Mentira! Los que quieren vivir es porque son aceptados por el resto, mientras que vos... Nunca te quisieron, termina con todo". Cuando viví con la voz que alegraba mis días me rechazaban y me ignoraban pero yo seguía siendo feliz, pero esa felicidad era sólo una ilusión ya que de nada servía creer que todo alguna vez cambiaría, algo muy dentro mío sabía que lo que me decía esa voz era mentira pero no me lo creía.

La destructiva voz me hace sentir vacía, sin motivos para seguir. Hace que me quede sola aún cuando lo que quiero es estar en compañía y cambiar mi personalidad.
El físico nunca me importó ya que de nada sirve porque las personas te quieren por lo que sos como persona, eso lo confirmé muchas veces, por eso es que estoy sola.

Quiero que estas dos voces se callen de una vez y me dejen en paz. No quiero vivir engañada pero tampoco quiero saber la verdad, ya no sé que hacer...

jueves, 11 de julio de 2013

Las apariencias...



Hoy, no estoy nada inspirada pero tengo ganas de escribir... No cuentos o reflexiones sino contar algo que me di cuenta hace bastante y recién lo escribo...
En 7mo grado tenía un compañero "raro", como yo. Era rechazado e ignorado por todos, se engañaba a él mismo diciéndose que tenía amigos y que todos lo querían para que no le tuvieran lástima. De afuera se lo veía un chico feliz, con buenas amistades y que nunca estaba solo, había que estar en su grado para darse cuenta de la realidad. 

Ahora, ya en segundo año de secundaria (catorce años, supongo) sigue pensando que tiene amigos, él se cambió de colegio porque se le hacía muy difícil relacionarse con los demás (me lo dijo) pero estoy segura que sigue siendo el mismo pero aún no se dio cuenta de la realidad, no está mal, pero vive más tiempo engañado. Me sigue escribiendo y sólo lo hace para decirme cosas como éstas:
  • "Me invitaron a un cumpleaños y yo le dije que iba a ir".
  • "Fui con unos amigos a comer y después a caminar".
  • "Una amiga me pidió que le prestara plata y le presté y le compré un regalo". (Me dejó muy mal eso ya que se nota que lo están usando).
  • "¿Qué vas a hacer para el día del amigo? Yo me voy a la casa de un amigo". 
  • "Pasé por tu colegio y todos me saludaron".
En fin... Cosas similares, no lo juzgo porque yo era igual, sé que no es verdad, yo creo que sólo quiere que piensen que es el típico chico popular por el cual todas las chicas están locas, que tiene muchos amigos... Tal vez "llamar la atención" (odio esa frase pero bueno...) queriendo aparentar lo que no es. 

Todo lo que me dice es lo que quiere que pase, yo hacía lo mismo, tenía la necesidad de decir que no estaba sola la mayor parte del tiempo, al igual que mi ex-compañero yo trataba de hablar con todos y ser su amiga pero no conseguía nada, si algún día él se da cuenta de ésto y me pidiera un consejo, cosa que no creo que pase o al menos no por ahora porque se lo ve muy convencido de lo que dice no sabría que decirle ya que no lo veo en un futuro siendo "normal". 

Él piensan que se ríen con él pero lo que hacen los demás es reírse de él. Cuando me di cuenta de eso me quede sin esperanzas y me sentí peor que nunca, desde entonces, no me siento capaz de intentarlo de nuevo, ya no creo en las apariencias... ¡Cómo quisiera ayudarlo! Pero tendría que ayudarme a mí misma antes ¿No?

Para la eternidad...

En el cielo el radiante sol que ilumina mi mirada cada mañana, es mi espada de lucha, mi única ilusión... Las nubes proclaman la eterna felicidad, ya jamás lloverá, el cielo no llorará porque no está en soledad...
Estoy caminando y siento una suave brisa pasar por mi mejilla, veo a las plantas vivas, a los árboles regalando vida y eso se manifiesta en mi sonrisa, es evidente que acá no hay dolor.
Los animales corren contentos, las aves se elevan y vuelan disfrutando de la libertad... Abunda la armonía y los humanos están unidos, la placidez que tienen sus almas les permite amar de verdad para ya no matar ni hacer el mal.
En el océano están los peces nadando disfrutando del agua transparente y limpia, se dirigen al arrecife y sólo ven la felicidad, miran hacia abajo y abunda la alegría. No hay temores ni desconfianza, la paz mundial por fin se consiguió...





miércoles, 10 de julio de 2013

Falsedad e hipocresía....

Me impacté e inmóvil me quedé...
Lo había entendido completamente...
¡Todo era un engaño!
Me mentiste, me heriste,
me dejaste una herida irreparable,
de nada sirve tu perdón,
si ya destrozaste mi corazón.
Lo apuñalaste, lo golpeaste
y aun estando vivo lo enterraste.
Con tu cinismo e hipocresía,
muerta en vida me dejaste.
Eras mi héroe, mi ídolo...
¡Sos un cobarde!
Te burlaste y fingiste adoración,
por un ser que de verdad te amó.
Me equivoqué al decir,
que de mayor, quería ser como vos.


No quiero volver...

No quiero regresar,
no quiero volver a llorar,
reaparecer me entristecería,
me haría sentir vacía...
Lagrimeando arrinconada,
viendo a todos riendo...
Soy tan desigual, eso me aterra,
me deja sin vigor y sin ánimos...
Sé que nada va a cambiar,
la soledad no se irá, es mas,
siempre permanecerá...
Están mejor sin mi presencia,
no quiero volver...

Una vez más...

Una vez más sentí que dejé de respirar,
que mi mundo dejó de girar,
y mi corazón de palpitar...
Sentí el mismo deseo,
el mismo anhelo...
Quiero gritar, quiero llorar,
pero lo único que hago es callar.
Quedarme en soledad y,
ver los días pasar...
Soy defectuosa,
anormal, insólita,
anómala ¿De qué planeta vine?
Harta de plantearme esa pregunta
y nunca encontrar la solución...
Estoy saturada, agobiada, harta...
No tengo ilusiones ni ganas de proseguir...
Reflexiono cada día y sólo consigo
alejarme más de mi misma...
Mi mundo sucumbió porque se cansó...
Se hartó de vivir en una pesadilla,
mis delirios de nada sirven,
mi angustia aumenta y
mi bienestar disminuye...
Cada vez tengo menos inspiración y
mi alma está colmada de dolor,
sólo quiere huir y jamás regresar...
Una vez más me sentí incapaz de poderlo lograr,
ya sólo quiero saltar al vacío y no sentir nunca más
esta nostalgia y resentimiento
 al mirar a todos regocijarse...

El pez diferente (historia)

Un matrimonio con tres hijos tenía una pecera con seis peces, cinco de ellos eran casi iguales, no se los podía distinguir pero uno, al cual llamaron los niños "Blue" era diferente, los demás no le dejaban comer, lo hacían a un lado, no le hablaban y le hacían sentir que molestaba todo el tiempo...
El pez estaba siempre en un rincón y nunca lo veías nadar como los otros... Los niños se preocupaban por él y le daban la comida aparte, se daban cuenta que estaba a punto de morir y lo socorrían de la mejor manera posible... Blue tenía que aprender a convivir con los demás peces pero al no ser como ellos se le dificultaba mucho y no tenia fuerzas para ir cerca de la superficie a nadar como todos, simplemente sus aletas parecían no responder.

Él había tratado de integrarse pero siempre le hicieron sentir menos y ya de nada servía volverlo a intentar de la misma manera ya que conseguiría el mismo resultado, el rechazo. 
Un día los chicos se dieron cuenta que sería una excelente idea comprar uno igual a él para que se sintiera normal ya que no se daba cuenta que era especial. Y así lo hicieron, al día siguiente pusieron en la pecera a "Cósmico". 

Blue al verlo no le dio importancia ya que de seguro lo iba a tratar igual y se iba a unir al grupo de los "normales" pero no fue así.

- Hola! Soy nuevo en la pecera y me siento algo raro... Me llamo Cósmico 
- Ah... Me imaginé que eras nuevo, yo... me llamo Blue, mira, allá están los demás, podes hacerte muchos amigos y ser feliz, te deseo lo mejor...
- Pero... ¿No son tus amigos?
- No... Ellos no me quieren, no me aceptan, nunca lo hicieron... He estado en varias peceras pero siempre fui el "diferente" y ya estoy cansado, yo creo que tendría que terminar mi vida ya...
- ¡No! ¡Yo te quiero! ¡Yo quiero ser tu amigo!
- Te quedarás solo... 
- Pero voy a tener a un amigo de verdad y no a cinco falsos ¿No? 
- A veces es mejor, créeme... Anda con ellos y vas a ser mas feliz que estando conmigo.
- No lo haré... Yo te aprecio por lo que sos y aunque ellos no lo hagan yo ya te quiero, porque ya sos mi amigo, desde que entré a este lugar sentí que no soy como ellos y al verte lo confirmé más... Somos diferentes, somos especiales, no por eso tenemos que ser estúpidos.
- Sabes... Tenes razón y aunque mis aletas estén cansadas de nadar y nadar y volver a caer lo voy a intentar de nuevo y ya verás que solo voy a poder salir adelante, bueno, con tu ayuda también...

Y así lo hicieron, al momento de la comida, como de costumbre los seis empujaron a Blue pero éste los empujo más fuerte pudiendo así comer más que ellos.
Si bien ahora no son amigos se respetan... Los dos amigos siguieron con su vida y son muy felices, tratan de sonreírle a la vida y no se dejan maltratar por nadie ya que tienen los mismos derechos y no por ser diferente tiene que ser menos o poca cosa.

Yo soy un poco como Blue, diferente quizás, me siento muy identificada pero no con el final ya que yo no me siento aún con las suficientes fuerzas para poder seguir con mi vida y no pensar en terminarla con mis catorce años. Como bien lo dice el cuento, en todas las peceras fue igual, en mi caso, en todos los colegios... 



martes, 9 de julio de 2013

Seguir adelante (Historia)



En un pequeño pueblo de Argentina vivía un hermoso canario al cual llamaban "Plumitas", éste le cantaba todo el día a su amado dueño, Joaquín, un anciano viudo de unos ochenta años, él, estaba solo en el mundo y el pájaro era el motivo por el cual seguía viviendo. Tenía dos hijos pero nunca lo visitaban ni se acordaban de llamarlo desde que su esposa murió tras saltar del noveno piso por sufrir esquizofrenia crónica, esto llevo a la pobre mujer a la locura y así a la muerte.
Los hijos, siendo ya mayores de edad siguieron con su vida dejando al anciano en plena soledad, se avergonzaban de él por ser una persona sin estudios e ignorante.

Plumitas cantaba sin cesar todas las mañanas una dulce melodía que le hacía sentir a Joaquín una inmensa paz interior... A pesar de que esto era una agobiante rutina trataba de ser feliz junto a su mascota pero un día todo cambió...

El pájaro, como todas las mañanas quiso despertar a su dueño cantando pero éste parecía inconsciente, estaba inmóvil y su corazón había dejado de latir. Unos vecinos vieron lo sucedido y llamaron a la ambulancia urgentemente pero ya no había nada por hacer; había muerto súbitamente.
Los hijos se quedaron con los muebles del difunto y el canario fue abandonado en esa gran casa. Los vecinos cada tanto lo iban a ver pero ya no era igual...

Pasaban las horas y Plumitas cantaba sin parar, su canto era doloroso, se sentía un gran escalofrío al escucharlo, se lo veía afligido y muy apenado por la muerte de un ser tan amado. Permanecía estático, arrinconado en un trozo de la inmensa jaula.

El ave quería ser feliz pero se sentía desanimado y a pesar de ser un animal era muy pesimista... Algo dentro de él le decía continuamente que no iba a estar alegre nunca más pero afortunadamente un perro llegó a liberarlo de esa soledad que lo estaba matando...

- Tienes que seguir adelante, superar la muerte de tu amo.
- No puedo, yo lo amaba y él a mí. Además, no puedo salir de esta jaula...
- Sí que puedes, sólo que la angustia no te deja ver la salida...
- ¡No es cierto! ¡Si no la veo es porque no la hay!
- ¿Cómo sabes?
- Traté de salir muchas veces pero nunca pude, estoy encerrado.

Al decir eso, el perro mordió suavemente la jaula y con eso pudo ver una abertura para poder irse muy lejos y buscar su futuro.

- ¡Ves! Si que había una salida. Esto estaba abierto pero jamás pudiste verlo, estabas ciego, preso de la depresión.
- Lo sé... Gracias por abrirme los ojos y hacerme ver la realidad... Gracias por hacerme ver el mundo...

Plumitas pudo superar el fallecimiento de Joaquín y seguir con su vida, cambió su forma de ser y ahora es feliz. Se dio cuenta que solo no podía ver la realidad pero por suerte estaba su amigo el perro para socorrerlo.

Un matrimonio encontró al pájaro y con su amor conquistó su corazón y Plumitas volvió a cantar como lo hacía, a cantar gozando de la vida y de la libertad. Ahora sabe, que vale la pena ser feliz, que valió la pena haber hecho el esfuerzo por salir de esa jaula que tanto lo atormentaba y buscar otras alternativas para su vida...
Cuando alguien cercano se muere, sentimos que nuestro mundo se cae, que ya nada tiene sentido, que no vale la pena luchar para salir adelante y nos quedamos en esa "jaula" a la que llamaríamos la "Jaula de la depresión", solos no podemos seguir con nuestra vida ya que no vemos esa pequeña abertura que nos deja ir al exterior en busca de felicidad pero siempre hay alguien que está dispuesto a enseñárnosla... No nos quedemos atrapados y abramos nuestras mentes para ver las cosas buenas de la vida, ahuyentemos los malos pensamientos que solos nos entristecen y hagamos todo lo posible por ser alegres.